La computadora analógica más antigua del mundo estudiaba con estadística, las ondas gravitacionales

0
4
La máquina de Anticitera, conservada en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas.

Las técnicas estadísticas más avanzadas utilizadas para estudiar las ondas gravitacionales arrojan luz sobre el funcionamiento de la computadora analógica más antiguo del mundo: la máquina de Anticitera, la sofisticada calculadora astronómica de bronce construida por los antiguos griegos para predecir eclipses, fases lunares, la posición del Sol y los cinco planetas conocidos en la época.

El estudio, publicado por astrónomos de Glasgow en la revista Horological Journal, demuestra con un cálculo probabilístico cuál debió de ser el número de agujeros de un engranaje ahora erosionado por el tiempo, lo que sugiere que probablemente se utilizaba para seguir el año lunar.

El mecanismo de Anticitera ha sido un rompecabezas que ha desafiado a los estudiosos desde el día en que se encontró en 1901 en un pecio romano hundido cerca de la isla griega de Anticitera, al noroeste de Creta. Sólo se recuperó un tercio del antiguo equipo, además fragmentado en 82 piezas. En 2020, un estudio con rayos X de una rueda del mecanismo reveló nuevos detalles relativos a unos agujeros espaciados regularmente bajo la rueda. Los análisis iniciales habían sugerido que el número de agujeros originalmente presentes era de entre 347 y 367.

Intrigados por la cuestión, los astrónomos de la Universidad de Glasgow intentaron resolver el misterio recurriendo a las herramientas estadísticas que utilizan habitualmente para analizar las señales captadas por el detector de ondas gravitacionales Ligo, que mide las diminutas ondulaciones en el espacio-tiempo causadas por acontecimientos astronómicos masivos como la colisión de agujeros negros. Sus cálculos indican como altamente probable que la rueda contuviera 354 o 355 agujeros en un círculo de 77,1 milímetros de radio, y que los agujeros estuvieran colocados con extraordinaria precisión. Estas cifras sugieren, por tanto, que la rueda servía para marcar los días del calendario lunar.

La Máquina de Anticitera, conservada en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas.

Fuente: Web. Editado por CambioDigital OnLine

Custom Text
Artículo anteriorCasetel reconoció a sus expresidentes
Artículo siguienteSuscerte autoriza operaciones a Authenology para la autenticación de firmas electrónicas