La operación de compra de Nvidia del preciado fabricante de chips ARM propiedad de SoftBank Group fracasa

0
42

Con un valor inicial de 40.000 millones de dólares, la adquisición de la empresa británica de diseño ARM por parte del fabricante de chips habría sido la mayor operación de semiconductores jamás realizada.
Sin embargo, los reguladores de todo el mundo han planteado durante mucho tiempo sus dudas sobre la operación, lo que ha llevado a su cancelación el martes.

En un comunicado, SoftBank citó «importantes desafíos regulatorios» que le impidieron completar el acuerdo. Dijo que, en su lugar, prepararía a ARM para una oferta pública dentro del año fiscal que termina en marzo de 2023.

Según los términos del acuerdo, SoftBank ya había recibido un depósito de 1.250 millones de dólares durante la firma. Ese pago no era reembolsable y «se reconocerá como beneficio» en las ganancias del conglomerado japonés para el trimestre que finaliza este mes de marzo, dijo.

ARM diseña los chips que utilizan Apple y otros grandes fabricantes de smartphones. La firma tiene su sede en Cambridge y es conocida como una de las empresas tecnológicas británicas más exitosas.

La operación se anunció por primera vez en 2020, cuatro años después de que SoftBank comprara ARM por 32.000 millones de dólares, lo que supuso la mayor adquisición extranjera por parte de una empresa japonesa en aquel momento.

En un principio se esperaba que se cerrara en 18 meses, lo que habría ocurrido por estas fechas. Pero se agotó al convertirse en objeto de escrutinio regulatorio mundial, incluso de China y el Reino Unido.

Apenas unos días después del anuncio, un artículo de opinión del tabloide estatal chino Global Times calificaba la medida de «inquietante».
«Si ARM cae en manos de EE.UU., las empresas tecnológicas chinas estarían sin duda en gran desventaja en el mercado», decía el artículo de opinión.

En diciembre, la Comisión Federal de Comercio de EE.UU. presentó una demanda para bloquear el acuerdo, alegando que ahogaría la competencia y daría a la empresa combinada demasiado control sobre la tecnología y los diseños de los chips. La Comisión Europea también inició una investigación sobre la operación a finales del año pasado.

El acuerdo habría tenido que pasar por las aprobaciones regulatorias del Reino Unido, la Unión Europea, Estados Unidos y China.

Si hubiera salido adelante, habría sido la mayor operación de la historia del sector de los semiconductores, superando la adquisición de Broadcom por parte de Avago en 2015, según Dealogic.

Redacción CambioDigital OnLine – WEB

Artículo anteriorLos CIOs dan el salto al liderazgo empresarial
Artículo siguienteTransformación digital y aumento ataques cibernéticos impulsan crecimiento de firmas digitales y marcas temporales