El metaverso: Tierra de oportunidades para los minoristas

0
10

Aunque todo el mundo está de acuerdo en que el metaverso está llegando, no hay un amplio consenso sobre lo que realmente es y cómo va a funcionar. Los minoristas lo ven como algo esencial para atender a los clientes, una progresión natural de los móviles, las redes sociales e Internet. Pero, ¿cómo van a trasladar los minoristas las complejidades de la venta de productos físicos a un mundo virtual? Esta y otras preguntas surgen a medida que las empresas empiezan a explorar cómo pueden navegar por las aguas inexploradas del metaverso.

Es importante saber «cómo separar lo que hacemos en el espacio virtual de lo que hacemos en el mundo físico, que cada vez converge más», afirma la experta en metaversos Cathy Hackl. «El comercio está evolucionando a medida que nos adentramos en estos nuevos espacios virtuales y experiencias compartidas, tanto en el mundo virtual como en el físico».

En este contexto, la tecnología tiene una nueva misión: investigar cómo se comportan los usuarios en los espacios comerciales virtuales. Detectar quiénes visitan su tienda virtual, dónde y cuándo lo hacen, cómo interactúan con sus productos y durante cuánto tiempo, por qué se involucran con un contenido específico… toda esta información es crucial para los minoristas. Para saber qué es lo que funciona en el metaverso, los minoristas tienen que seguir de cerca el recorrido del cliente y utilizar sus conocimientos para orientar el diseño y la colocación de los productos en sus tiendas virtuales.

El metaverso en cifras
Los investigadores han estudiado recientemente el mercado metaverso y sus predicciones son optimistas:

  • En un informe sobre el mercado metaverso, Verified Market Research proyecta que el mercado alcanzará los 825.000 millones de dólares en 2030; en comparación, el mercado metaverso estaba valorado en 27.000 millones de dólares en 2020.
  • Gartner predice que para 2026, el 25% de las personas pasarán al menos una hora al día trabajando, comprando y demás en el metaverso, mientras que el 30% de las organizaciones de todo el mundo ofrecerán productos y servicios en el metaverso.
  • Un informe de McKinsey sobre la creación de valor en el metaverso prevé un crecimiento de 5 billones de dólares en valor para 2030, siendo el comercio electrónico la mayor fuerza con 2,6 billones de dólares.
  • Además, según McKinsey, el 95% de los líderes empresariales esperan que el metaverso tenga un impacto positivo en su sector durante la próxima década; el 31% afirma que el metaverso cambiará la forma en que opera su sector.

En cuanto a los consumidores, el socio principal de McKinsey Eric Hazan (coautor principal junto con la socia principal Lareina Yee) señala que entre los más de 3.400 encuestados de todo el mundo, «dos tercios están entusiasmados con la transición de las actividades cotidianas al metaverso, especialmente cuando se trata de conectar con la gente, explorar mundos virtuales y colaborar con colegas remotos».

Clientes reales en espacios virtuales
Puede que los consumidores estén entusiasmados con la idea de comprar en el metaverso, pero las empresas aún tienen mucho que aprender sobre el diseño de espacios comerciales virtuales atractivos que conduzcan sistemáticamente a la conversión de las ventas. Los minoristas deben conocer los datos demográficos de sus compradores (edad, sexo, ubicación, etc.) y cómo se mueven los clientes por la tienda virtual. ¿Cuánto tiempo se quedan? ¿Qué áreas visitan e interactúan? ¿Con qué productos se relacionan? ¿Y qué compran?

Las métricas de este tipo que se utilizan habitualmente para evaluar los sitios de compras en línea -y, aún más comúnmente, el tráfico de las tiendas físicas- no existen en el metaverso. Sigue siendo un territorio desconocido. Pero las herramientas que rastrean el comportamiento de los consumidores en las tiendas virtuales podrían ayudar a los minoristas a ver qué áreas visitan los clientes y cómo se relacionan con los productos.

Lo ideal es que los minoristas del metaverso puedan utilizar estos conocimientos de los clientes para orientar el diseño de sus espacios virtuales, desde la distribución hasta la colocación de los productos, a medida que sus estrategias de comercio electrónico a largo plazo empiecen a pasar de las campañas de uso puntual a las tiendas insignia completas, lo que les permitirá recopilar y analizar datos sobre el comportamiento de sus consumidores del metaverso.

De lo virtual a lo físico, de lo físico a lo virtual
Los minoristas tienen que explorar algunos conceptos fundamentales mientras averiguan cómo vender productos en el metaverso: al conocido modelo virtual-a-virtual se unirán los nuevos modelos virtual-a-físico, físico-a-virtual y directo al consumidor.

El comercio de virtual a físico permite a los clientes adquirir productos mientras compran en un entorno virtual y recibir esas compras en sus hogares del mundo real. El comercio inverso, del físico al virtual, ofrece productos reales diseñados para desbloquear una experiencia virtual (a través de un código QR escaneable, por ejemplo). El comercio directo al consumidor puede tener el mayor potencial de todos, teniendo en cuenta que sólo durante 2021 se gastaron unos 100 millones de dólares en productos virtuales en plataformas de juegos.

La ampliación de cada uno de estos modelos desempeñará un papel importante a la hora de determinar si esas proyecciones futuras de miles de millones de dólares se ajustan a lo previsto. Y aprovechar los datos que cada uno generará -todos ellos críticos para los minoristas- requerirá nuevos avances tecnológicos.

Una nueva tierra de oportunidades
Según Gartner, «las empresas que experimentan con el metaverso pueden conectar, comprometerse e incentivar a los clientes humanos y mecánicos para crear nuevos intercambios de valor, flujos de ingresos y mercados». Para aprovechar estas oportunidades económicas será necesario que las empresas adopten nuevos activos empresariales digitales (DBA), junto con actualizaciones adaptadas al metaverso para el desarrollo de productos, la colocación de la marca y las estrategias de captación de clientes, así como los «flujos financieros en el mundo virtual».

Esta «nueva tierra de oportunidades» también estará abierta a los empresarios, dice el gurú del metaverso Dirk Lueth, coautor del nuevo libro «Navigating the Metaverse» con Cathy Hackl y Tommaso DiBartolo, y es una tierra sin límites. En la actualidad, «el espíritu empresarial dará un giro completamente nuevo en el sentido de que cualquiera puede convertirse en empresario en el metaverso», afirma Lueth. «No importa de dónde sean… La gente de cualquier parte del mundo puede lograrlo».

El metaverso es una obra en curso, que requiere tecnología innovadora, gestión y análisis de datos actualizados, productos nuevos y un enfoque pionero del comercio. Sin embargo, aunque «todo está evolucionando», Hackl cree que las marcas deben empezar a construir sus metaversos ahora. «Si esperas un año y medio o dos años para hacer algo, para tener una estrategia clara», advierte, «puede ser un poco tarde».

Fuente WEB | Editado por CambioDigital OnLine

Artículo anteriorAMD promueve adopción más amplia de las capacidades de IA y ML
Artículo siguienteRusia advierte que los satélites Starlink de SpaceX podrían convertirse en un «objetivo legítimo»