El gobierno de EE.UU. niega que esté estudiando la posibilidad de revisar la seguridad nacional de las empresas de Elon Musk

0
25

Ser la persona más rica del mundo suele convertir a Elon Musk en una figura de interés para el gobierno estadounidense, sobre todo por el hecho de que SpaceX proporciona servicios y equipos Starlink a Ucrania. La semana pasada se informó de que funcionarios del gobierno de Biden estaban discutiendo si algunas de sus empresas debían ser objeto de revisiones de seguridad nacional, pero la Casa Blanca ha negado estas afirmaciones.

Según Bloomberg, los funcionarios estadounidenses se han mostrado preocupados por las acciones de Musk en las últimas semanas, especialmente por su afirmación de que SpaceX no podía seguir suministrando y apoyando a Starlink en Ucrania.

Musk dijo que apoyar a Ucrania proporcionándole los servicios de Starlink para que pueda seguir accediendo a Internet ante la agresión rusa le ha costado a la compañía 80 millones de dólares hasta ahora, y que la cifra superará los 100 millones de dólares a finales de año. Dijo que SpaceX debe crear, lanzar, mantener y reponer los satélites y las estaciones terrestres, y pagar a las telecos por el acceso a Internet a través de pasarelas, todo lo cual cuesta cerca de 20 millones de dólares al mes. Musk también señaló que los terminales tienen un uso de datos 100 veces superior al de los hogares típicos.

Varios días después de quejarse de que el gobierno debería pagar una parte o la totalidad de la factura de SpaceX en Ucrania, Musk dio marcha atrás y confirmó que la empresa financiaría Starlink en el país «indefinidamente».

Al parecer, Estados Unidos también estaba preocupado por la aparente postura prorrusa que ha adoptado Musk. En un tuit preguntó a sus más de 107 millones de seguidores si estaban de acuerdo con su plan de paz, que incluía convertir a Crimea en parte oficial de Rusia mientras Ucrania permanecía neutral. Esto provocó una serie de críticas de políticos e incluso del presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky. Musk también tuvo que desmentir las informaciones que afirmaban que había discutido con Vladimir Putin la posibilidad de utilizar armas nucleares en Ucrania.

Luego está la saga de Twitter. La objeción del gobierno de EE.UU. no se centraba tanto en la propiedad de la plataforma como en los inversores extranjeros que ayudaban a financiar el acuerdo. Entre ellos se encuentran el príncipe Alwaleed bin Talal de Arabia Saudí, Binance Holdings (fundada y dirigida por un ciudadano chino) y el fondo soberano de Qatar. Bloomberg escribe que el Comité de Inversiones Extranjeras en Estados Unidos (CFIUS) podría investigar el acuerdo de Twitter por los riesgos para la seguridad nacional.

Ahora, sin embargo, la Casa Blanca ha dicho que los informes sobre las revisiones de seguridad nacional que se están llevando a cabo en las empresas de Musk simplemente «no son ciertos».

«Esas informaciones no son ciertas. Así que lo dejaremos ahí. La revisión de seguridad nacional-eso no es cierto», dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca Karine Jean-Pierre (vía CNET) cuando se le preguntó sobre los informes.

Por otra parte, Twitter ha respondido recientemente a los informes de que Musk tiene la intención de recortar el 75% de su plantilla cuando tome el control. Dio una respuesta bastante poco comprometedora: «No tenemos ninguna confirmación de los planes del comprador tras el cierre y recomendamos no seguir los rumores ni los documentos filtrados, sino esperar los hechos de nosotros y del comprador directamente».

Fuente WEB | Editado por CambioDigital OnLine

Custom Text
Artículo anteriorGoogle terminará el soporte de Chrome para Windows 7 y 8.1 a principios de 2023
Artículo siguienteTikTok es cada vez más utilizado en Estados Unidos para leer noticias