Intel invertirá hasta 30.000 millones de dólares en fábricas de chips con el gestor de activos Brookfield

0
48

Intel Corp. y Brookfield Asset Management, una importante empresa de inversión, invertirán conjuntamente hasta 30.000 millones de dólares para construir nuevas plantas de fabricación de procesadores.

Brookfield es una empresa de inversión con sede en Toronto que cuenta con más de 725.000 millones de dólares en activos gestionados. Como parte de su asociación con Intel, la firma aportará el 49% de la financiación necesaria para la construcción de dos nuevas plantas de fabricación de procesadores que el fabricante de chips está construyendo en Arizona. Intel aportará el resto de la financiación.

Una vez finalizada la construcción de las dos nuevas fábricas, Intel tendrá una participación mayoritaria en las instalaciones. Al parecer, el fabricante de chips y Brookfield han acordado repartirse los ingresos que generen las fábricas.

Intel anunció por primera vez sus planes de construcción de las nuevas fábricas el pasado mes de marzo y puso la primera piedra seis meses después. Las instalaciones están situadas en un campus de Intel de 700 acres en Calendar, Arizona, que ya alberga cuatro plantas de fabricación de chips. Se espera que las dos nuevas fábricas estén plenamente operativas en 2024.

Las fábricas producirán chips utilizando el próximo proceso de fabricación de semiconductores Intel 20A, también conocido como el proceso de cinco nanómetros de la empresa. Intel 20A representará una importante actualización de la forma en que la empresa produce los chips.

Los procesadores actuales de Intel se basan en un diseño de transistores estándar del sector conocido como FinFET. Cuando el proceso de fabricación de Intel 20A entre en funcionamiento, la empresa tiene previsto cambiar de FinFET a RibbonFET, un nuevo diseño de transistores que introduce varias mejoras importantes. El próximo proceso de fabricación también hará uso de PowerVia, otra nueva tecnología diseñada para racionalizar la forma en que se distribuye la electricidad a las distintas partes de un chip.

Intel espera que la combinación de su diseño de transistores RibbonFET y PowerVia mejore considerablemente la velocidad de los procesadores. Se espera que Intel 4, un proceso de fabricación que se pondrá en marcha antes de Intel 20A, proporcione un rendimiento de los transistores por vatio un 20% superior al del silicio de la generación actual. Intel 20A está previsto que ofrezca otro aumento del 15% en el rendimiento por vatio.

Intel anunció los planes para las dos nuevas fábricas el pasado mes de marzo como parte de una estrategia más amplia denominada IDM 2.0. Uno de los principales objetivos de esta estrategia es aumentar la capacidad de fabricación de chips de la empresa. Desde que detalló por primera vez la estrategia IDM 2.0, Intel ha anunciado planes para construir plantas de semiconductores en Ohio, Alemania e Italia con un coste de más de 50.000 millones de dólares.

Intel espera finalizar su acuerdo de inversión conjunta de 30.000 millones de dólares con Brookfield Asset a finales de año. Según la empresa, la transacción le permite acceder a capital por debajo de su coste de capital. Además, Intel ha afirmado hoy que el acuerdo tiene como objetivo «proteger su capacidad de efectivo y de deuda» para futuras inversiones, al tiempo que facilita la financiación de su dividendo.

«Este acuerdo histórico es un paso importante para el enfoque de Capital Inteligente de Intel y aprovecha el impulso de la reciente aprobación de la Ley CHIPS en los Estados Unidos», dijo el director financiero de Intel, David Zinsner. «La fabricación de semiconductores se encuentra entre las industrias más intensivas en capital del mundo, y la audaz estrategia IDM 2.0 de Intel exige un enfoque de financiación único».

El acuerdo de inversión con Brookfield es uno de los varios pasos que Intel ha dado para optimizar su enfoque de financiación de infraestructuras.

La compañía ha detallado hoy que está «construyendo agresivamente» espacios cascaron (shell space), un término utilizado para describir las fábricas de chips vacías sin equipos de fabricación. Convertir estas fábricas en plantas de chips en funcionamiento es más rápido que construir todo desde cero.

Intel lanzó el año pasado una nueva unidad de negocio que producirá procesadores para otras empresas utilizando las instalaciones de fabricación del fabricante de chips. Hoy, Intel ha dicho que varias de las empresas que planean fabricar procesadores en sus instalaciones «han manifestado su disposición a realizar pagos por adelantado para garantizar la capacidad». La compañía reveló anteriormente que 30 clientes estaban trabajando en chips de prueba a partir del segundo trimestre.

«Las acciones de Smart Capital de Intel proporcionan a Intel una mayor flexibilidad, reducen las necesidades globales de capital bruto y actúan como un viento de cola para el flujo de caja libre ajustado y el margen bruto», declaró Zinsner.

Fuente WEB Intel | Editado por CambioDigital OnLine

Custom Text
Artículo anteriorUn tercio de las organizaciones está aplicando la IA en varias unidades de negocio, según Gartner
Artículo siguienteIntel quiere lograr 1 billón de transistores en un paquete para 2030 usando chiplets