Cosas que deben ocurrir para que Web3 despegue (de verdad)

0
56

Web3 es la próxima generación de Internet que redefinirá nuestras experiencias digitales cotidianas. Aprovechando la criptografía y la tecnología de libro mayor distribuido, Web3 está estableciendo el marco para una Internet controlada y propiedad del usuario. Ha surgido un tsunami de proyectos de Web3 que ha abierto nuevas oportunidades para diversos sectores, como los servicios financieros, los juegos, los deportes electrónicos, los medios de comunicación, el entretenimiento y el comercio minorista, entre otros.

El ecosistema de la Web3 está experimentando actualmente un importante crecimiento en términos de financiación por parte del capital riesgo. La lista de empresas emergentes de Web3 es cada vez mayor, ya sean protocolos DeFi, NFTs, organizaciones autónomas descentralizadas (DAOs), juegos play-to-earn (P2E), almacenamiento de datos y servicios de medios sociales.

Según un informe de DappRadar, los fondos de capital riesgo y los inversores ya han invertido más de 2.500 millones de dólares en juegos de blockchain e infraestructuras relacionadas solo durante el primer trimestre de 2022. Eso es un enorme aumento en relación con los 4.000 millones de dólares totales invertidos en 2021 y los 80 millones de dólares en 2020. Y este es solo un aspecto del expansivo ecosistema de la Web3.

Otro informe, publicado en GitHub, sugiere que hay más de 18.000 desarrolladores activos en el ecosistema de Web3 que comprometen su código en proyectos de blockchain de código abierto al menos una vez al mes. El informe aclara además que la cifra real es probablemente mayor, ya que no tiene en cuenta el trabajo de desarrollo realizado en proyectos propietarios de Web3.

Según todas las métricas, el crecimiento de Web3 no tiene precedentes. Pero aún le queda un largo camino por recorrer antes de entrar en la fase de adopción generalizada. Aunque el interés de los inversores y los usuarios por los productos y servicios de Web3 va en aumento, es necesario abordar varios factores para acelerar la transición en curso.

Para que Web3 prospere de verdad, hay tres áreas críticas que los inversores, desarrolladores y usuarios de Web3 deben abordar.

1. Los usuarios deben cambiar su mentalidad hacia un modelo de «propiedad del usuario».
En la actual Web2, la iteración «as-a-service» de Internet, los usuarios esencialmente no tienen voz en la dirección futura de los productos o servicios que utilizan. En la mayoría de los casos, los usuarios y los propietarios de la plataforma o el servicio tienden a estar separados hasta que dicha plataforma o servicio cotiza en un mercado de valores público, lo que permite una mayor accesibilidad a la propiedad entre los usuarios.

Es cierto que se invita a los accionistas a votar sobre determinadas iniciativas, pero los inversores ordinarios están lejos de ser la fuerza motriz del cambio corporativo. Incluso después de comprar acciones, el poder de decisión que se concede a los pequeños accionistas a través de la propiedad es relativamente mínimo, lo que les impide sentarse a la mesa con los inversores institucionales o los fondos que tienen más poder para influir en las decisiones corporativas.

El modelo de Web3, por el contrario, ofrece una verdadera propiedad. Los tokens permiten una propiedad temprana y descentralizada de la plataforma o servicio que disfrutan los usuarios. Los usuarios actuales, que antes se comprometían con una propiedad casi nula en empresas privadas, deben familiarizarse con las responsabilidades de la propiedad y la gobernanza. Tienen que darse cuenta del poder de esta «propiedad» y de hasta qué punto pueden contribuir e influir en la dirección de desarrollo de un producto o servicio.

Al invertir en una fase temprana, incluso un individuo medio puede formar parte del órgano de gobierno del proyecto, impulsando así la hoja de ruta del producto junto con la comunidad. El proceso de toma de decisiones se vuelve transparente, inclusivo y justo, atributos que no existen normalmente en el ecosistema Web2.

2. Los inversores tienen que cambiar a una mentalidad «impulsada por la comunidad, colaborativa y participativa».
En el paradigma de la Web2, los inversores se disputan el porcentaje de control y los puestos en los consejos de administración para garantizar la captación de valor y la supervisión de la gobernanza.

Sin embargo, este enfoque es menos eficaz en la Web3. La propiedad descentralizada es un principio fundamental de la Web3. El efecto de la red puede acelerarse mejor a través de la propiedad descentralizada entre los miembros de la comunidad que pueden tener múltiples funciones (usuario del servicio, inversor, proveedor, socio comercial) dentro del ecosistema.

3. Los proyectos deben pensar en una forma sostenible de atraer a los usuarios
Por lo general, los proyectos generan un inmenso revuelo en un corto período de tiempo con incentivos simbólicos. No hay duda de que tales campañas atraen rápidamente a los usuarios y a los proveedores de liquidez, lo que hace que se disparen las métricas clave que todo el mundo evalúa.

Sin embargo, esta práctica tiene sus inconvenientes. En primer lugar, tiende a atraer capital mercenario y cazadores de tokens que no aprecian ni son leales al propósito y la visión a largo plazo de la plataforma. En segundo lugar, las métricas clave artificialmente impulsadas por los incentivos a corto plazo tienden a oscurecer una evaluación precisa de la adecuación del producto al mercado. En tercer lugar, sobredimensionar la reserva de tokens equivale a malgastar el presupuesto del mercado en cosas que no importan realmente a largo plazo, dejando a los proyectos con mucha menos «munición» en sus cofres de guerra en el futuro.

Por el contrario, cada proyecto debe diseñar la tokenómica de forma reflexiva. Es una buena idea empezar a asignar tokens sólo después de que los proyectos hayan encontrado el público adecuado que comparta intereses y objetivos similares.

Conclusión
Todavía estamos en la primera entrada de la Web3. Aunque la frase «Todavía es pronto» se ha utilizado en exceso, no es un tropo. Suena a cliché porque es cierto: aún es muy pronto. Espero haber proporcionado algunos elementos de reflexión a los que estamos trabajando duro en la construcción de la próxima generación de Internet.

CambioDigita OnLine | Fuente WEB

 

Custom Text
Artículo anteriorQualcomm y Samsung amplían su asociación estratégica a 2030
Artículo siguienteIntel está trabajando en un nuevo tipo de procesador del que nunca has oído hablar